jueves, 30 de mayo de 2013

Deseos prohibidos

Los seres humanos nos caracterizamos por ser débiles a la tentación, eso nadie lo puede negar, es nuestra naturaleza, nos han creado así, con tantos defectos, pero menos mal con las suficientes virtudes como para poder reaccionar de la forma correcta. 

Que seamos imperfectos no quiere decir que no podamos hacer bien las cosas que más queramos, al contrario, a diario demostramos que sí es posible lograr lo que nuestra mente fabrica. 

En el campo del amor si puedo darme cuenta que hay cierta dificultad, pues de repente nos llega la hora de emparentar con alguien especial, es algo inevitable pero muy hermoso en algunos casos. Es lindo encontrar a la pareja idónea, no obstante todo se torna gris cuando nos enteramos que lo que sentimos no podrá cumplirse porque no tenemos derechos sobre la persona que nos interesa. ¿Complicado?, casi imposible diría yo. 


Deseos prohibidos 

Cuando llegaste a mi vida me dejaste impresionado 
tu postura de mujer realizada me cautivó 
quedé ilusionado como un niño 
cuando por primera vez se enamora 
los nervios acentuaban mi interés por ti 
mi voz temblorosa quería dedicarte unas lindas palabras 
no te imaginas cuánto sonreía por dentro. 

Pero así como viniste te marchaste 
no soporté verte partir 
sentía que mi alma quería huir contigo 
hacia un destino desconocido 
pero que ambos seguro convertiríamos en un edén. 

La oscuridad me arrebató tu belleza 
esperaré a que amanezca para buscarte entre la multitud 
o será otra inesperada noche 
la que inspire nuestro reencuentro, 
entretanto te recuerdo 
te imagino como la dueña de mi existencia 
ya que puedo afirmar con toda seguridad 
que sentiste pasión por este esclavo tuyo. 

Así pasaron los días y las noches 
no te pude hallar donde pensé que me esperarías 
fue una tontería 
creer que abandonarías tu ya establecida relación 
para irte con alguien que empezaba a quererte. 

No sabes lo que sentí 
cuando supe que ya tenías un hogar 
con un hombre que te esperaba 
pero igual te necesito 
comprendo que no podrá ser 
pero aparecen esperanzas 
y pienso que en cualquier momento 
llegarás a mi puerta aceptando mi propuesta. 

De verdad no quiero ir hacia lo indebido 
no quiero que mi conciencia se manche con el pecado 
lo que necesito es una mujer como tú 
lo que exijo es una relación placentera y perdurable 
a tu lado creo que sería lo mejor. 

Las ansias por tu cariño son intensas 
espero que no se origine la obsesión 
mas controlaré esta sensación 
para poder respetarnos 
y aunque sea difícil hacer que mi mente se aleje de ti 
quizás con un esfuerzo sobrehumano 
pueda librarme de la voluntad que tengo por hacerte mía.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busca más poemas aquí

Cargando...